El formato de entrevista de trabajo en Mesa Redonda se basa en saber la opinión de varias personas sobre un tema.

No solo se usa en congresos, talleres o convenciones sino que también se aplica al ámbito laboral, como técnica de entrevista grupal. Su objetivo es ver la personalidad y la forma en que se relacionan los candidatos.

Este tipo de entrevista te da la oportunidad de destacar respecto al resto de candidatos pero también puede exponer tus vulnerabilidades. Por lo que una entrevista de trabajo en mesa redonda puede ser uno de los tipos de entrevista más difíciles y estresantes tanto para los aspirantes como para los responsables del proceso.

Conocer el funcionamiento de este tipo de entrevista puede serte de gran ayuda a la hora de superar el proceso con éxito.

Funcionamiento de una entrevista de trabajo en Mesa Redonda

El sistema de Mesa Redonda necesita de un moderador, es decir, necesita de alguien encargado de que la conversación se desarrolle adecuadamente. Éste suele ser el reclutador y es quien introduce el tema que los participantes tienen que tratar. Presenta a los aspirantes entre sí y dirige el orden de exposición de sus respectivas opiniones.

Por lo tanto, una parte clave del funcionamiento de la Mesa Redonda es establecer un orden determinado, con unos roles asignados y espacios definidos para cada acción.

Como aspirante, es importante no dejarse vencer por la ansiedad o los nervios y pensar calmadamente antes de decidir. También es fundamental no dejarse amedrentar por los otros participantes.

Anticípate a las cuestiones del encuentro, planificando el discurso antes de responder.

Un buen consejo para este tipo de entrevista es que pienses también en el rol de la otra persona, es decir, que empatices con el que escucha: ¿le quedará clara la exposición? Partiendo de esta postura, te resultará más fácil articular tu discurso y dejar claros todos los puntos.

¿Qué espera conocer de ti el reclutador en una entrevista de trabajo en Mesa Redonda?

En la Mesa Redonda los distintos candidatos afrontan las mismas preguntas o temas. Se usa para que los aspirantes a una vacante compitan entre ellos y hagan gala de sus habilidades, conocimientos y personalidad en lugar de hablar sobre ellos como sucedería más bien en la entrevista tradicional.

Aparte de relajarse y prepararse para afrontar una entrevista laboral, los aspirantes deben competir con el resto de candidatos, buscando la manera de diferenciarse de ellos. Lo más común es tener que responder a un problema propio de la empresa o una situación imaginada que hace necesaria una intervención. Además de dar tu opinión sobre el caso, los reclutadores buscarán identificar tu personalidad en relación al ámbito laboral.

Ante esta situación, no te centres únicamente en encontrar la solución del problema, ya que no es lo más importante de la entrevista. Quizás ni siquiera esperen que la encuentres, sino que puedas defender firmemente tu postura, de la forma correcta y con argumentos lógicos. Los reclutadores valorarán muy positivamente dotes de liderazgo y persuasión. Intenta resaltar tus fortalezas en relación con tu perfil profesional o con el puesto.

Si cumples estas recomendaciones y te muestras como un gran profesional, con capacidad para exponer sus ideas con buenos argumentos, tendrás todas las cartas para triunfar.

Además, no olvides respetar las opiniones del resto. Muéstrate tolerante y educado. No impongas tus ideas: persuade a los demás de tu punto de vista.

Pautas a seguir en una Mesa Redonda

Si quieres salir triunfal de una entrevista de trabajo en Mesa Redonda sigue estas pautas:

  • Respeta las opiniones de los demás.
  • Piensa y actúa con calma.
  • Busca la resolución de conflictos.
  • No actúes con soberbia, por ejemplo, resaltando tus títulos académicos de forma altiva.
  • Intenta que todos comprendan tus ideas.
  • Respeta tu turno, sé paciente y no interrumpas.
  • Evita generar nuevos problemas aparte de los ya planteados.

Fuente: Buscar empleo