Cómo estudiar más en menos tiempo desde casa

Las horas vuelan estudiando en tu escritorio pero nunca parece suficiente… ¿Te suena? Si es así, te interesan estos trucos sobre cómo estudiar más en menos tiempo desde casa. ¡Sigue leyendo!

No todos nos concentramos igual

Que no todo el mundo logra concentrarse con la misma facilidad  es un hecho y esto puede observarse muy bien en el rendimiento del estudio. Crear un hábito es lo que va a marcar la diferencia en este sentido y está en tus manos.

Aprende a estudiar desde casa

Se acerca la fecha de los exámenes y sólo con la idea de ponerte a estudiar ya te sientes frustrado. Mantén la calma, si te organizas bien y sigues nuestros consejos podrás conseguirlo, ¡y sin necesidad de moverte de casa!

1. Encuentra el lugar adecuado

No, el lugar adecuado no es tu cama, por cómoda que sea, y precisamente por esto último. La distancia entre la siesta y el estudio debe ser mayor si realmente quieres aprovechar el tiempo.

Busca un lugar donde puedas concentrarte y evites distracciones. Ya sea en tu escritorio, en el sofá o sentado en el suelo.

2. Elimina las distracciones

Muchas personas elijen estudiar en lugares como la biblioteca precisamente porque consideran el hogar como un cúmulo de posibles distracciones: el ordenador, la consola, la tele, y ese capítulo de tu serie favorita que acaba de salir…

En tu mano está eliminar todas tus distracciones de tu vista. No te olvides tampoco de apagar tu teléfono o al menos usar una app que te permita bloquear las notificaciones y evitar que te distraigan. Incluso puedes usar algunas herramientas que te permitan limitar el uso de tu ordenador.

Además te recomendamos que comas antes de ponerte a estudiar, así reducirás la tentación de levantarte para coger algún aperitivo.

3. Aprende a decir “no”

Es genial tener buenos compañeros de piso o poder contar con el apoyo de tu familia, pero cuando llegan los exámenes tu prioridad debe ser estudiar.

No decimos que tengas que ser desagradable con ellos o que no puedas tener ningún contacto… Pero si te proponen algún plan no tengas miedo de decir que no. Usa unos auriculares o tapones para silenciar el ruido de fuera y verás que es mucho más fácil concentrarse.

4. ¡Y tómate un respiro!

Sí, por supuesto que en exámenes la prioridad es estudiar y que debes aprovechar muy bien el tiempo del que dispones. Pero eso no quiere decir que lo hagas sin ninguna clase de descanso hasta llegar a la extenuación.

Tómate un descaso de 5 o 10 minutos por cada hora que hayas estudiado. Aprovecha para ir al baño, tomarte un café o incluso dar una vuelta rápida con la que despejar tu cabeza.

Después de leer esto… ¿De verdad te parece que tu casa no es el lugar ideal para estudiar?

Fuente: Universia España