Si quieres dar buena impresión en una entrevista de trabajo, utiliza estas 12 claves

Es fundamental dar buena impresión en una entrevista de trabajo si queremos optar al puesto en cuestión. Las entrevistas son uno de los pasos en la búsqueda de empleo que más estrés producen en los candidatos, ya que es el momento en el que sus aptitudes personales son valoradas por los profesionales de Recursos Humanos más allá del CV.

La mejor forma de destacar positivamente es haber preparado la entrevista de trabajo, aunque son pequeños gestos los que pueden marcar la verdadera diferencia. Por acertadas que sean las respuestas del aspirante, si es impuntual, mira el móvil mientras se le entrevista o se presenta en ropa deportiva, difícilmente será seleccionado para el puesto.

¿Tienes que enfrentarte a un proceso de selección y quieres causar una buena impresión para ser valorado para el puesto?, aquí tienes 12 claves sobre cómo dar una buena impresión en una entrevista de trabajo:

1. Cuida tu aspecto

Tenemos que tener presente la importancia de nuestro aspecto físico como fuente de información para los entrevistadores. Es clave que te asegures de proyectar la imagen que quieres dar durante la entrevista. Nuestra apariencia tiene que buscar transmitir la mejor versión de nosotros mismos.

Algunas claves para causar buena impresión son: optar por un peinado sencillo que no cubra tu cara, elegir muy bien la ropa y asegurarse de que esté limpia y sin rasguños, así como usar accesorios discretos. Para que te tomen en serio como candidato, debes transmitir una imagen profesional.

2. Prepara bien la entrevista

Ten presente que los entrevistadores deben ver a muchos aspirantes antes de decidirse,  por lo que su tiempo es muy valioso. Hazles sentir que valoras su tiempo y que entrevistarte ha merecido la pena preparándote bien para el encuentro.

Para prepararte, investiga previamente información sobre la empresa (historia, filosofía, necesidades…) para responder a las preguntas de forma coherente.

Asimismo, cerciórate de llevar contigo todos los documentos necesarios (currículo, certificados, porfolio, etc.) que se te puedan solicitar.

3. Llega a tiempo

Llegar tarde al encuentro es muy negativo a ojos de los reclutadores, llegando a ser motivo de descartar al candidato incluso si cumple los demás requisitos.

Lo ideal es salir de casa con un buen margen de tiempo, para afrontar imprevistos tales como atascos, dificultades para aparcar o retrasos del transporte. En todo caso, si por cualquier razón ves que vas a llegar tarde, avisa con antelación.

4. Sé educado/a

Pequeños gestos como “por favor”, “gracias”, “pase usted primero” causan una impresión positiva sobre el entrevistador, transmitiendo agrado y confianza.

Otra cualidad fundamental para lograr la aceptación por parte del entrevistador es la humildad.

5. Se firme en el apretón de manos

El primer contacto físico puede ser clave para un reclutador. Si das un apretón de manos excesivamente fuerte puede pensar que eres una persona dominante, amenazante o controladora; algo que puede resultar negativo si no corriges a lo largo de la entrevista.

Por su parte, si das un apretón débil puedes transmitir inseguridad y desconfianza en ti mismo/a. Lo ideal para generar una impresión positiva es dar un apretón firme y seguro con una duración de 1 a 3 segundos.

6. No olvides tu comunicación no verbal

La comunicación no verbal es clave en una entrevista, pues habla por ti. Los reclutadores, además, son expertos en su lectura.

Por ello, hay que tener cuidado con lo que expresan nuestros gestos. Lo ideal es mostrar una sonrisa genuina, dar un apretón de manos firme y mantener el contacto visual. También es importante mantener la cabeza erguida, mostrándonos confiados acerca de quiénes somos, de nuestra formación y nuestros logros.

7. Vigila tus nervios

Los nervios generan una mala impresión a los entrevistadores. Si estás nervioso o nerviosa, evita los gestos delatores tales como tamborilear los dedos, mover la pierna o cambiar constantemente de postura.

El mejor truco para ocultar los nervios durante una entrevista de trabajo es sonreír. La sonrisa te hace ser percibido/a como amigable, accesible y de confianza. Si nos mantenemos positivos a lo largo de la entrevista, con una buena actitud, nos acabaremos relajando y sintiendo más cómodos.

8. Apaga el móvil

Recuerda apagar el móvil antes de entrar a la entrevista de trabajo. Así, evitarás tener que apagarlo delante del reclutador si suena. Este tipo de descuidos transmiten baja motivación  para conseguir el empleo y una falta de respeto al tiempo del entrevistador.

9. Rompe el hielo

Charlar un poco antes de dar comienzo con la entrevista puede ayudar a calmar los nervios y mejorar la impresión del reclutador. Por ejemplo, puedes investigar un poco sobre la persona que te entrevistará o sobre la empresa e iniciar una conversación con ello, sin ser tampoco intrusivo/a. Así, demostrarás interés por la empresa. Si no, cualquier tema acompañado de una sonrisa puede ser motivo para iniciar una agradable charla.

10. Escucha con atención

El reclutador va forjándose una impresión sobre el candidato a lo largo de la entrevista de trabajo, incluyendo el momento de hacer preguntas y responder. Si un candidato escucha con atención lo que dice y responde coherentemente, parece interesado en conseguir el puesto; mientras que si por el contrario el empleador se ve obligado a reformular las preguntas o le responden a otro punto se llevará muy mala impresión. Una forma de demostrar tu escucha es inclinarte levemente hacia el lado de la conversación en señal de atención.

11. Despídete con cordialidad

Una vez el reclutador de por concluida la entrevista de trabajo, agradécele su tiempo y vuelve a estrecharle la mano con un apretón firme. Puedes aprovechar el momento para reiterar tus ganas por trabajar en la empresa y ocupar el puesto. No preguntes por tus posibilidades de empleo, cuándo te llamarán para comunicarte su decisión o la impresión que has causado porque arruinarás todo lo demás.

12. Confía en ti

Es lógico que estas situaciones te hagan sentir incómodo o nervioso, pero si tienes confianza en ti y tus habilidades podrás apaciguar este tipo de sentimientos. Respira hondo, relájate y sé tú mismo/a; si te sientes cómodo/a, las personas de tu entorno también se sentirán mejor. Causar una buena primera impresión depende enormemente de tu actitud.

Fuente: Buscar Empleo