Cómo estudiar cuando no te apetece ?

A todos nos cuesta ponernos a estudiar, unos días más que otros… ¡pero no hay de qué preocuparse! Con estos 5 trucos vas a ver cómo puedes crear un hábito a prueba de bombas, con el que poder sobreponerte a la pereza y así estudiar cuando no te apetece.

Veamos cómo vencer esa pereza…

5 trucos para estudiar cuando no te apetece ✅

1. Comienza por cualquier cosa, pero comienza

Busca el camino de menor resistencia, sin presionarte demasiado. Aunque te resulte difícil o no tengas la energía, lo importante es comenzar, sin importar si estás haciéndolo del todo bien porque ya tendrás tiempo de mejorar. Cuando lo retomes lo harás con más fuerza y velocidad y esto te va a dar la facilidad necesaria para continuar.

Imagínate a un dibujante haciendo una figura humana, no empieza dibujando desde el mínimo detalle sino que primero hace una estructura con trazos muy básicos: un círculo para la cabeza, una cruz para ubicar ojos, nariz y boca… Y así sucesivamente. Por lo tanto, para vencer el bloqueo es importante empezar sin una alta exigencia. Lo fundamental es abordar la tarea y no posponerla en el tiempo y que la bola se vaya haciendo más y más grande.

Así que, el primer consejo es: si te sientes atascado/a, empieza por algo básico, disminuye tu exigencia al principio. Aunque no lo estés haciendo del todo bien ahora, ya verás cómo desde ahí todo va mejorando. √

2. Enfócate en una única tarea

En la época de las pantallas, cada vez nos es más difícil centrarnos en una sola cosa y tendemos a adoptar el modo multitarea. ¡Error! Los seres humanos no somos máquinas.

Entonces para no salirnos de ese camino, vamos a poner por ejemplo si tenemos que resumir un tema o si tenemos que repasar una asignatura en concreto, vamos a anotarlo en una libreta la cual tendremos siempre a la vista. Si la podemos fijar a la pared o si tenemos una pizarra lo podemos escribir y vamos a dejar ahí para estar siempre enfocados porque al final va a ser como nuestro mantra. Si estamos estudiado sin tener ganas, en el momento que intentemos pasar otra tarea lo que vamos a hacer es una visualización rápida al recordatorio visual y este nos va a reconducir al buen camino.

3. Si te agobias mucho, «cambia de canal»

Si estás bloqueado, por mucho que te quedes mirando el papel fijamente no va a obrarse el milagro, vas a perder tiempo, te vas a frustrar y te vas a sentir más agotado/a y puedes caer en un círculo vicioso. Cuando esto te suceda, cuando no tengas manera de avanzar porque tu mente está saturada por el motivo que sea es mejor que cambies de actividad.

Realiza alguna actividad que te relaje y despeje la mente para oxigenar el cerebro y volver con las pilas más cargadas al ataque. No lo veas como una pérdida de tiempo, estás invirtiendo en que tu cerebro funcione mejor y esté más despejado.

5. Interésate por el tema de estudio

Es mucho más fácil aprender algo que te gusta y te interesa que algo que no te interesa en absoluto. Sin embargo, en principio cualquier cosa puede llegar a interesarte, y depende de ti encontrar el modo de lograrlo. Abre tu mente y no des por hecho que algo no es para ti. A veces las cosas que parecen más impracticables se van haciendo sencillas conforme vamos entrando en materia y podemos llegar a sorprendernos disfrutándolas.

Prueba a interesarte por el aprendizaje en sí mismo, no como si fuera algo impuesto sino como algo que haces por tu cuenta, porque te apetece y deseas aprender. Si piensas que algo es aburrido, será aburrido, así que intenta cambiar tu mente para bien.

Otra manera puede ser probar a acercarte a una materia desde distintos puntos de vista. Con Internet las posibilidades se multiplican. 😉

6. Usa un sistema de recompensas

Si has estado toda una tarde estudiando y sientes que has rendido, date una recompensa; una comida que te guste, ver una película, practicar algún deporte, hacer una videollamada con amigos/as…

Alternando esfuerzo y recompensas serás capaz de llegar a disfrutar ambas. Te sentirás bien contigo mismo/a y encontrarás una motivación mayor.

Si sabes que al final del esfuerzo obtendrás algo placentero, estudiarás con más ganas, energía y motivación.

Para recompensarte a ti mismo:

  • Establece un objetivo (por ej. estudiar el tema x) y su recompensa si lo consigues (ej. ver una película).
  • Procura que el logro sea equiparable al esfuerzo realizado.
  • Si no te esfuerzas, no te recompenses o carecerá de sentido.
  • Usa también recompensas con autoafirmaciones: «lo estas haciendo muy bien», «eres el mejor», «sigue así y sacarás buena nota». ¡Una actitud positiva siempre ayuda!
  • Puedes configurar un horario en base a este sistema.

Esperamos que te hayan servido estos consejos. A todos nos cuesta hacer esfuerzos, pero todo es empezar. En Formas sabemos que puedes. ¡Ánimo! ?