¿Influye confiar en uno mismo para encontrar trabajo?

“Todo parece imposible hasta que se hace.” – Nelson Mandela.

Se dice que llegamos a ser aquello que soñamos, que cuando se desea mucho algo, y se lucha con tenacidad por conseguirlo, se consigue…

De la misma forma podemos pensar que cuando confiamos en nuestra capacidad para encontrar trabajo, terminaremos encontrándolo por muy adversas que sean las condiciones.

Si bien el candidato no es responsable del estado del mercado laboral e influyen muchas condiciones externas, es cierto que la actitud es clave a la hora de encontrar trabajo. Si nos sentimos derrotados antes de intentarlo, lo tendremos mucho más difícil.

Puede ser que otros confíen en alguien porque intuyan sus capacidades, pero si no se corresponde con la confianza que la propia persona tiene en sí misma, las expectativas acabarán por desaparecer. Por lo que, es importante confiar en uno mismo para encontrar trabajo.

Robert Walters, presidente y fundador de Robert Walters, consultora líder global en búsqueda y selección especializada de empleo, afirma que el candidato: “Debe tener confianza en él mismo para acceder al puesto. Al menos tiene que ser capaz de transmitirlo. Las competencias técnicas son importantes, pero la capacidad para comunicarlo marca la diferencia”. En otras palabras “no basta serlo, también hay que parecerlo”.

Lo cierto es que si uno no confía en sí mismo, difícilmente va a trasmitir algo diferente. Por lo que; primero confiar en uno mismo y luego parecerlo, hacer que los demás se den cuenta de ello.

Cómo confiar en uno mismo para encontrar trabajo

Es demasiado fácil decir: “tú, confía en ti mismo y verás como consigues trabajo”. Especialmente si se lleva tiempo en paro, la confianza en uno mismo puede ir mermándose. Por eso, es importante incorporar ciertas rutinas personales.

  1. Cultiva tu confianza diariamente. No dudes de tus capacidades: ¡puedes hacerlo! Si es necesario, repítelo cuantas veces sea necesario hasta que realmente lo interiorices.
  2. Recuérdate tus logros. Escribe todo aquello que hayas conseguido. Si has sido capaz de conseguir esos logros ¿por qué no otros? Si lo has conseguido en otros momentos ¿por qué no ahora? Al repasarlos entenderás lo capaz que has sido y eres.
  3. Mantente positivo. No te dejas arrastrar por el pesimismo. Aléjate de aquello o aquellos que te hagan sentir inferior o mermen tu confianza. El vaso siempre medio lleno, no medio vacío.
  4. Recíclate. Adquiere nuevos conocimientos para aportar mayores capacidades a tu CV. Estar ocupado y afrontar nuevos retos te hará sentirte útil y preparado.
  5. Mens sana in corpore sano. Tu estado de ánimo depende directamente de tus hábitos. No te dejes arrastrar por la apatía y mantén rutinas saludables: come sano, descansa las horas necesarias y haz deporte.

Todos estos tips te ayudarán a construir, mantener o aumentar tu autoestima y así, hacer frente con optimismo a la búsqueda de empleo.

Confiar en uno mismo y hacerlo ver

Donde más te interesa mostrar y demostrar la confianza que tienes en ti mismo es en la entrevista de trabajo. Si realmente confías en ti no sientas que estás representando teatro. Al contrario, se trata de que te manifiestes como eres: de ser tú mismo y no de fingir. Ahora que ya hemos hablado de cómo confiar en uno mismo para encontrar trabajo, te contamos como demostrarlo en la entrevista:

  1. Quítale hierro. Para mantener y demostrar la confianza en ti mismo durante una entrevista de trabajo y no tirar por la borda todo lo conseguido hasta entonces, conviene que relativices la situación y entiendas que en realidad, cualquier persona supera pruebas mucho más difíciles a lo largo de su vida que una entrevista de trabajo.
  2. Atrae energía positiva. En los minutos previos a la entrevista, centra toda tu energía en recordar un momento de tu vida que te aporte bienestar y seguridad. Apaga el móvil antes de la cita para que no haya ningún tipo de interrupción, y no mires el reloj delante del entrevistador porque es sinónimo de impaciencia.
  3. Fuera presión. Intenta ver al seleccionador de recursos humanos como una persona amable y cercana que realiza su trabajo lo mejor que puede y no te centres en el resultado de la misma. Si vas a la entrevista con mucha presión te bloqueas y te paralizas. Intenta quedarte satisfecho contigo mismo, simplemente, por tratar de dar lo mejor de ti.
  4. Céntrate en el momento. Presta mucha atención a las preguntas del seleccionador de recursos humanos y tómate un tiempo para pensar antes de responder. No te sientes en la silla mientras que el entrevistador no te invite a hacerlo.
  5. Confianza, sí, pero no en exceso. El exceso de seguridad y de confianza, en ocasiones, puede verse como altanería. Es preferible ser sencillos y apostar por una comunicación empática y asertiva. Es decir, hablar directamente, con claridad y franqueza, diciendo lo que quieres decir, sin herir los sentimientos de otros, ni menospreciar su valía, sólo defendiendo tus derechos como persona.

Una buena opción para desenvolverte mejor es realizar un curso sobre habilidades para hablar en público, ya que te ayudará a dominar mejor tu lenguaje no verbal. La comunicación corporal pesa más que las palabras en un diálogo.

Superar retos de este tipo te hará seguir aumentando la confianza en ti mismo y afrontar mejor futuras entrevistas de trabajo.

¡Ánimo y mucha energía positiva para tu búsqueda!

Fuente: Buscarempleo