Consejos para cuidar perro anciano

Con el tiempo el cachorro se convierte en un anciano, y mucho más deprisa que un ser humano. Con la vejez llegan todo tipo de problemas de salud: achaques, caída de dientes, falta de elasticidad en la piel, agotamiento. Te proponemos una seria de consejos para cuidar perro anciano.

Los perros, como todo ser vivo, también sufren los estragos de la edad, y en nuestro deber como sus dueños el cuidarlos y mantenerlos sanos mientras envejecen. Desde luego, aunque no creo que haga falta decirte esto, jamás se debe abandonar un perro por llegar a cierta edad. Es una crueldad que no querrías que te sucediera a ti, ¿verdad?

Aprende cómo cuidar la salud de tu perro cuando se haga mayor y podrás evitar problemas intestinales, le ahorrarás buena parte de enfermedades dentales, y podrás mantenerle una buena vitalidad.

¿Y cómo? Es muy fácil. En esencia, lo que tienes que hacer es…cuidar su alimentación.

Parece una tontería, ¿verdad? Pero está demostrado que la alimentación de hecho influye positiva o negativamente en el estado general del perro, y como las necesidades alimenticias cambian de un perro adulto a un perro anciano, y por tanto la misma comida ya no sirve.

De hecho, muchas veces los problemas estomacales de los perros mayores vienen precisamente porque no se le alimenta correctamente, provocándole problemas muy graves.

¿Y cuál es la alimentación correcta para un perro anciano? Aquí te detallo algunos consejos que te serán muy útiles para eso:

– Evita a toda costa la “comida humana”. No es sano para ningún perro, pero para un anciano aún peor. Ten en cuenta que los viejetes tienen el sistema digestivo más sensible y cualquier cosa puede provocarles diarreas, vómitos y también desapetencia.

– Consigue comida especial para perros senior. Son comidas de calidad que contienen todos los nutrientes y proteínas que un anciano necesita.

Aparte de la comida, no obstante, también hay otras cosas que debes tener en cuenta para mejorar la vida de tu perro anciano, como por ejemplo:

– El ejercicio. Naturalmente va a estar más cansado y con menos ganas de jugar, pero no dejes que se vuelva sedentario. Llévalo a pasear todos los días y juega con un poco con él para que se mantenga en movimiento y sano.

Visita regularmente al veterinario para asegurarte de que todo está en orden. Piensa que nuestros viejetes pueden sufrir muchas enfermedades sin que nos demos cuenta, y lo mejor es cogerlo a tiempo.

Y eso es todo. Para cuidar a un perro anciano lo mejor es prevenirlo.

Fuente: mascotas.facilisimo.com de fecha 10/05/2013. 

Si quieres saber más sobre cuidados para tus mascotas, seguro que te interesa nuestro curso de Auxiliar de Veterinaria.

Pregúntanos ahora.