Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Cuando  Stephen Covey publicó en 1989 su libro «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva» sobre productividad personal y liderazgo, era incapaz de imaginar el impacto que tendría. Consiguió vender más de 25 millones de ejemplares en más de 40 idiomas y se convirtió en la base de su carrera como orador y consultor.

Según Covey las personas muy productivas y eficientes que son capaces de gestionar su tiempo y dar prioridad a las tareas importantes se nutren de 7 hábitos básicos. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva son:

1. Ser proactivo

Ser proactivo es lo opuesto a ser reactivo, que es centrarse en aquello sobre lo que no se tiene control y quejarse más tarde. En cambio, ser proactivo es centrarse en lo que se puede controlar y utilizarlo para mejorar la solución. En resumen, se trata de asumir la responsabilidad de tu vida y tus elecciones, en lugar de culpar a las circunstancias.

2. Comenzar con un fin en mente

Al visualizar el objetivo final, te formas una visión estratégica. Cada proyecto, mejor dicho, cada tarea individual en la que se trabaje ahora debe estar orientada y hacer avanzar hacia ese objetivo. Se trata de dar importancia a aquello que te acerque a tu objetivo y descartar lo que te haga perder el tiempo o te dirija a un lugar distinto del que quieres.

3. Primero lo primero

Poner primero lo primero se trata de administrar el tiempo y la gestión de tu vida: decide qué cosas son más importantes para ti y priorízalas en tus elecciones diarias.

Aquí son claves la disciplina y la motivación, actuando de acuerdo con tus valores y objetivos en vez de en función de tus deseos o impulsos temporales.

4. Ganar- ganar

Si tenemos mentalidad de escasez, percibiremos que hay mucho para repartir y que cuando otra persona gana esto significa menos para nosotros. En cambio, una mentalidad de ganar-ganar busca soluciones y acuerdos mutuamente beneficiosos. Este hábito implica madurez, integridad y una mentalidad de “abundancia”.

Al tomar una decisión, hazlo conociendo el punto de vista de la otra parte; lo que quieres y lo que puedes hacer para que ambas partes lo logren.

5. Primero comprender, después ser comprendido

Tenemos la tendencia de «escuchar» mientras formulamos una respuesta o comparar nuestras propias experiencias con lo que la otra persona está describiendo.

Este hábito nos dice que es importante comprender a los demás, antes que ofrecerles consejo. Es un error habitual responder al problema sin comprenderlo enteramente. Aquí es fundamental practicar una escucha activa y empatizar con la otra persona. Esta es la diferencia entre escuchar para comprender y escuchar para responder.

6. Sinergia

Para crear sinergia, has de haber implementado primero los 5 hábitos anteriores; comprender las similitudes y diferencias entre las otras partes. Con esto, será más probable que produzcas mejores resultados. La sinergia te permite formular nuevas alternativas y abrirte a nuevas oportunidades.

Crear sinergia implica estar abiertos a la influencia de los demás y lograr juntos resultados más eficaces e innovadores de los que podríamos lograr solos.

7. Afila la sierra

Para terminar, Covey nos anima a revitalizar el espíritu. Afilar la sierra significa dedicar el tiempo necesario a asegurarse de que mente, cuerpo, corazón y espíritu estén listos y alineados para afrontar el reto de mejora continua. Pero esto no puede ocurrir hasta que te alejas de tu frenética agenda para descansar, relajarte, reflexionar…