Dudar es humano ✔️

Estamos habituados a pensar que las personas exitosas no dudan, que siempre están decididas, que nunca se arrepienten y siempre saben qué hacer. Nada más lejos de la realidad. Todas las personas dudan de sí mismos. Alcanzar el éxito es un camino que conllevará en algún momento la indecisión.

Dudar es lo más humano que hay, se trata de una respuesta ante los retos que la vida te plantea, pero no debe interponerse en el camino hacia tus metas. A continuación te contamos como mejorar tu autoconfianza en 12 pasos.

Empieza haciendo lo necesario, después lo posible, y de repente te encontrarás haciendo lo imposible. – San Francisco de Asís

Mejora tu autoconfianza en 12 pasos 🙋‍♀️

1. Reconoce que dudar es humano.

Reconocer que todos tienen dudas y que no eres tú solo es el primer paso para superarlas. No eres menos que nadie ni eres ningún «bicho raro». ¡Dudar es de lo más normal!

2. Deja de pensar tanto en lo que piensan los demás.

Invertir tiempo y energía tratando de analizar la percepción que otras personas tienen de ti sólo hará que te estanques. Siempre vas a encontrar a alguien a quien parezca estarle yendo mejor. No te compares con los logros y posesiones de otros. En lugar de eso, puedes inspirarte.

3. Márcate objetivos a corto plazo.

Además de metas ambiciosas, establece otras a corto plazo. Conseguir pequeñas metas te permitirá celebrar pequeñas victorias y sentir que vas alcanzando tus objetivos. En cambio, si sólo te centras en grandes objetivos, es fácil dudar.

4. Recuerda tu último éxito.

¡Todo se trata de actitud! Todos tenemos momentos bajos pero si cuando te aborde la incertidumbre, en lugar de pensar en cosas negativas, reflexionas sobre tus logros recientes el resultado será totalmente opuesto. Cada triunfo es otro paso para alcanzar tus objetivos.

5. Rodéate de la gente correcta.

A veces son los demás quienes nos minan y nos ponen obstáculos en el camino. Mantén cerca a quienes te potencian, inspiran y motivan y busca su retroalimentación. Distánciate de quienes son pesimistas respecto a tus aspiraciones y de quienes minan tu autoestima.

6. Elige poner más atención en lo bueno.

Trata de poner más atención a la retroalimentación positiva que a la negativa. Tómate el tiempo cada día para reconocer tus logros por pequeños que sean, y elige ver el mundo a tu alrededor de una forma positiva. Cuando algo no salga como quieres, intenta buscar interpretaciones alternativas y ver el lado bueno.

7. Recuerda al resto del mundo. Puede ser difícil separarte de las malas experiencias.

Incluso cuando te esfuerces y lo hagas todo bien habrá cosas que no saldrán bien. Recuérdalo cuando dudes de tus habilidades. Es importante dar un paso atrás y recordar que no eres el centro del universo, otras personas tienen metas y logros, problemas e interpretaciones.

8. No dependas de tu identidad para el éxito inmediato.

Hay quienes desarrollan una imagen idealista de sí mismos. El problema es que no siempre nos sentimos igual de acuerdo a nuestras circunstancias, las personas que nos rodean, los retos que tenemos que enfrentarnos. Ésta imagen en tanto que idealista, es frágil ante los cambios. Ésto puede hacer que cuando no logremos vivir de acuerdo a esa imagen, tengamos una crisis o dudemos.

A pesar de nuestros mejores esfuerzos e intenciones, los errores suceden y no tiene sentido luchar contra ellos. En lugar de eso, vale más desarrollar mejores hábitos.

9. Aprende a perdonarte.

No pierdas el tiempo regodeándote en tu miseria. Date permiso para seguir adelante.

10. Sé decidido, pero no implacable.

Cuando llegue el momento de tomar una decisión, no gastes energía de más. A veces invertimos demasiado tiempo en tomar decisiones y eso nos limita. A veces está bien hacer caso a nuestro instinto. Por otra parte, si te equivocas, no tengas miedo a cambiar de opinión si te has equivocado.

11. Distráete.

Es fácil llenarse de pensamientos negativos, y si no los atajas nunca, pueden perseguirte hasta el fin de los tiempo. Rompe el ciclo inmediatamente. La inactividad tiene gran parte de culpa de esto. A veces, para salir de este ciclo autodestructivo basta con dar una caminata, cambiar de proyecto o hacer ejercicio. Experimenta y encuentra una técnica que funcione para eliminar el pesimismo antes de que te consuma.

12. Enfrenta tus miedos.

Habrás oído que la mejor forma de vencer tus miedos es enfrentarte a ellos. No dejes que el miedo o la duda dicten tu vida o tu carrera profesional. A veces basta pensar qué es lo peor que podría pasar si hacemos algo para vencer ese miedo paralizante y tantas veces absurdo. Piensa también en la relación riesgo-recompensa a la hora de enfrentar estas decisiones.

Si vives siempre con el miedo de fallar y nunca lo encaras, nunca crecerás personal o profesionalmente. Cuanto más te esfuerces, más verás tu valía y mejorarás tu confianza.  No te centres sólo en tus logros actuales o en lo que eres ahora, piensa también en todo el potencial que tienes por desarrollar.

El mayor error que una persona puede cometer es tener miedo de cometer un error.– Elbert Hubbard