No sé qué estudiar: preguntas que puedo hacerme + ejercicios

No sé qué estudiar… Si no tienes clara cuál es tu vocación, quizás sea simplemente que no eres consciente de ella: a lo mejor tienes una inclinación o habilidad especial que no se ha manifestado aún.

Si dudamos sobre cuál es nuestra vocación, algunas preguntas interesantes para hacernos son: 

  • ¿Qué asignaturas vivo con pasión? Sacar notas altas en una asignatura no es lo mismo que sentir pasión por ella. Imagina tener que enseñarla o aplicarla todos los días, ¿cómo crees que te haría sentir?
  • ¿Hay asignaturas que «se te hacen bola»? Piensa: cuáles no soportas y cuáles te resultan difíciles pero a la vez te gusta estudiar.
  • ¿Qué disfruto de hacer en mi tiempo libre? Intenta analizar las aficiones que te hacen sentir bien y ver si indican una inclinación hacia una profesión.
  • ¿Cuánto tiempo quiero estar estudiando? El número de años que quieres pasar estudiando es importante. Una FP tendrá una aplicación práctica más inmediata que una carrera, y dentro de las carreras, las hay que llevan más tiempo.

Estrategia del triángulo de vocación

Nos hemos hecho algunas preguntas básicas que nos pueden ayudar a reflexionar sobre nuestro futuro, pero ahora os proponemos un ejercicio que os puede resultar muy revelador a la hora de tratar de descubrir nuestra vocación.

triángulo de vocación

En un folio, dibuja un triángulo que sea grande, ya que lo vamos a llenar de cosas.

  1. El primer vértice va a titularse «LO QUE ME GUSTA”. Aquí debes escribir las cosas que haces con pasión, esas que sientes que no te cansan, que haces siempre que puedes y hasta pagarías por hacer. Cuantas más haya mejor pero al menos  escribe diez. Si te cuesta sacar ideas, recuerda qué te encantaba hacer cuando tenías ocho o diez años.
  2. El segundo vértice de tu triángulo va a titularse “LO QUE HAGO BIEN”. Para poder rellenarlo, pregunta a otras personas (familia, amigos, pareja, compañeros…) qué haces bien. Es importante que te conozcan desde hace tiempo y no te acaben de conocer para poder darte una visión fiable. Sé honesto y cuéntales que estás buscando tu Vocación y necesitas su ayuda, por lo que es necesaria su honestidad.  Al escribir todo, verás que muchos coincidirán unos con otros, aunque pueda sorprenderte en qué. No te imaginas la de personas que no son conscientes de las cosas que hacen bien a ojos de los demás porque lo ven como “algo normal”.  De nuevo necesitarás mínimo diez.
  3. El tercer vértice será “LO QUE BENEFICIA A OTRAS PERSONAS (Y A TI MISMO)”. La idea es poner nuestra vocación al servicio de los demás (y al nuestro, claro), cambiar de alguna forma la vida de otros; hacer dinero o hacerte crecer o desarrollarte como persona. En este vértice tendremos que hacer dos cosas: ver las cosas que coinciden de las que has escrito en los otros dos vértices y realizar una investigación de mercado para ver qué pueden necesitar otras personas.

Ahora, con este contenido apuntado, vamos a poner nombre a los lados del triángulo: el que une lo que te gusta con lo que haces bien es tu “PASIÓN”, el que une aquello que haces bien con lo que puede beneficiar a otros puede ser tu “PROFESIÓN”. El tercer lado correspondería a tu “MISIÓN” en la vida.

Cuando consigas encontrar cosas que coincidan en los tres vértices, habrás encontrado tu VOCACIÓN.