Organizar el estudio: distribución óptima del tiempo individual

Estudiar no es en sí una tarea sencilla, y se complica más aún si tienes que compatibilizar el estudio con un trabajo u otras obligaciones. Un gran clásico del estudiante es dejarlo todo para el último día, o en general, ir agobiados a trabajos, exámenes… En este artículo y el siguiente te daremos unos tips para que puedas ir alcanzando los objetivos del curso  con éxito y sin sudores fríos ni atracones. Veamos, entonces, cómo organizar el estudio correctamente.

Organización del trabajo y del tiempo de estudio individual ⏱️

A la hora de planificar nuestro estudio, la organización del tiempo es clave, sobre todo si no tienes mucho, como en el caso de quienes trabajan y estudian a la vez (como muchos de nuestros alumnos).

La organización del trabajo autónomo y del tiempo de estudio individual es una estrategia vital que se aprende, por lo que no desesperes si no se te da bien, es cuestión de constancia y práctica.

El tiempo de estudio es algo que cada uno debe gestionar de forma individual, porque cada persona tiene unas necesidades y prioridades que debe adecuar a las necesidades de dedicación para obtener buenos resultados.

Uno de los primeros problemas que se dan cuando queremos organizar mejor nuestro horario es que muchas veces no somos conscientes del tiempo del que verdaderamente disponemos, ni del que desaprovechamos.

Para reflexionar sobre esto, un buen ejercicio es realizar un registro de tu horario y actividades durante una semana completa. Este consiste en anotar, en franjas de una o media hora, el tiempo que dedicamos a las distintas tareas que realizamos a lo largo de un día. Para esta labor, podrás usar diferentes métodos, desde una agenda en papel hasta cualquier aplicación especializada en gestión del tiempo, como Atracker.

organizar el estudio

Pasada la semana, examina el registro realizado y trata de reflexionar sobre el uso y la gestión que haces del tiempo. Para ello, puedes usar otra tabla de registro, esta vez, una comparativa del tiempo que inviertes en las diferentes actividades que haces a lo largo de la semana.

organizar el estudio 2

Una vez tengamos estos datos, conviene que nos hagamos una serie de preguntas:

– La distribución de mi tiempo, ¿se corresponde realmente con mis necesidades e intereses?
– ¿Existen algunas actividades que ocupan un tiempo excesivo? ¿Merecen ese tiempo? ¿Cómo podría equilibrarlo?
– ¿En qué periodos de la jornada desaprovecho el tiempo, y cómo podría emplear ese tiempo de forma más productiva si me organizara mejor?
– ¿Tiene el tiempo de estudio una franja horaria asignada? ¿Es una franja variable a lo largo de la semana?
– Teniendo en cuenta nuestras actividades fijas, ¿podemos planificar de forma razonablemente previsora nuestro tiempo de dedicación al estudio?

Las conclusiones extraídas de esta fase de organización del tiempo te permitirán gestionar y planificar de manera más realista y efectiva tu tiempo de estudio y tus actividades académicas, cuestión que abordaremos en la siguiente parte de esta entrada.