Qué hacer y qué no hacer en los días previos a los exámenes 🙇

Cuando los exámenes se acercan los nervios se aceleran. En estos días, es importante estar focalizado en lo importante e invertir nuestras energías en rendir al máximo para obtener los mejores resultados. Esperemos que estas recomendaciones sobre qué hacer y qué no hacer en los días previos a los exámenes te sean útiles:

Qué hacer en los días previos a los exámenes ✅

  1. Planificación: Prepara una estrategia y calendario de estudio según el tiempo disponible hasta el examen, que pueden ser semanas o días (decide horario, temas, descansos, repasos, etc y cúmplelo). Procura mantener una actitud positiva ante tus tareas y unas expectativas adecuadas para no desmoralizarte. Ir cumpliendo objetivos te animará.
  2. Prioridad: ¿Cuáles son los temas más importantes? Identifícalos y céntrate en ellos. Si sabes de cuáles se ha preguntado más en exámenes anteriores, es un buen punto para tener en cuenta.
  3. Forma: ¿Cómo va a ser el examen? Familiarízate con la modalidad y preguntas del examen, o si dispones de ellos, de exámenes anteriores (tipo test, desarrollo, casos, etc). Si tienes un tiempo para desarrollar un tema o para contestar preguntas tipo test, habrás de tenerlo en cuenta. Practica las respuestas controlando el tiempo, estructuración de ideas, desarrollo de contenido, presentación etc. Muchas veces se olvida seguir y tener en cuenta la Guía de la asignatura o las orientaciones didácticas del profesor (tipo de examen, criterios de evaluación, etc).
  4. Estrategia: Sigue una estrategia eficaz a la hora de preparar los temas. Es recomendable leer los temas despacio a la vez que te vas haciendo preguntas, subrayando lo importante, sintetizando los contenidos según tu estilo de aprendizaje (mapas mentales, esquemas, resúmenes, fichas, etc). Asimismo, es conveniente planificar las sesiones de estudio/memorización de cada tema. Esta fase es clave e implica el 80% del aprendizaje. Si lo haces correctamente, tendrás el mapa mental de las ideas clave de cada tema a partir de las que irán aflorando el resto de contenidos por asociación.
  5. Concentración: Estudia en un sitio en calma y sin distracciones como ruido, televisión, música, aparatos electrónicos etc. solo una asignatura a la vez y antes de memorizar relaja tu mente. Si necesitas memorizar datos complicados puedes usar reglas nemotécnicas para datos complicados de memorizar. Avanzarás más rápido y mejor.
  6. Curva del olvido: Para combatir el olvido, organiza los repasos de cada tema después del estudio. Para el repaso utiliza los resúmenes, no debe ocuparte mucho tiempo. Una buena regla es hacer, al menos, dos repasos antes del examen. Puedes usar tiempos “muertos” para esto (cuando vas en el bus, esperando en el médico, etc).
  7. Cuidados: Parece una obviedad, pero nuestro cerebro no va a rendir igual si lo cuidamos o no. Para que la mente y el cuerpo acompañen al estudio, sigue una alimentación equilibrada, duerme las horas que necesitas y haz descansos entre sesión y sesión. No es trivial el acto de despejar la mente de vez en cuanto; el cerebro necesita oxigenarse para seguir rindiendo.
  8. Estado de ánimo: También es importante procurar un buen estado de ánimo. Para mantenerlo arriba, mantén la calma, confía en ti mismo, se optimista y elimina los pensamientos negativos y el sobreanálisis que te paralizan y lastran tu capacidad de estudio. No seas tu propio enemigo. Hacer deporte también te ayudará a liberar endorfinas y sentirte bien, por lo que es un buen complemento.
  9. Últimos detalles: Por último, prepara el día previo al examen y el día del examen para no estropear el esfuerzo anterior (prepara el material de examen, duerme 7h la noche anterior, toma un desayuno equilibrado, llega con tiempo al examen, no comentas el error de comentar temas con los compañeros – te pueden hacer dudar y si están nerviosos, contagiarte-, dedica 5’ a concentrarte en la tarea – qué preguntan realmente en el examen-, haz ejercicios de relajación si lo ves necesario – respiración-, piensa en positivo, confía en ti, y deja que vayan fluyendo las ideas (una idea lleva a otras por asociación en cascada).

Qué no hacer en los días previos a los exámenes ❌

  1. Caos: Estudiar sin programación de temas ni organización del tiempo de dedicación. Contribuirá al caos y dificultará enormemente tu objetivo.
  2. Memorizar sin más: Si simplemente tratas de memorizar los temas en la primera lectura, sin haberlos trabajado previamente lo que consigues es duplicar el tiempo de esfuerzo y acelerar el olvido.
  3. No segmentar: Si mezclas asignaturas cuando estás estudiando, te distraerás y dificultarás la concentración.
  4. Atracón: Estudiar el día anterior lo que aún no has repasado aumentará la ansiedad y te bloquearás mentalmente. Es preferible afianzar lo que ya sabes.
  5. No repasar: A no ser que no quede más remedio, no vayas al examen sin hacer dos repasos. La curva del olvido indica que una semana después del estudio has olvidado el 80%. Por tanto, conviene el primer repaso al menos dos días después del estudio y sucesivos repasos a la semana y a los 15 días.
  6. Falta de sueño: Hay quien se queda sin dormir la noche anterior, sin tener en cuenta que la mente necesita sus horas de sueño para rendir. Será contraproducente, tu mente se bloqueará y el trabajo previo no servirá de nada.
  7. No desayunar: Si vas al examen sin desayunar, te bajará la tensión y dificultará tu concentración. Un buen desayuno sin prisas te pondrá de buen humor.
  8. Hablar con los compañeros: En los minutos previos, mejor evita hablar  del examen y del contenido con otros compañeros ya que suele aumentar tu nerviosismo.
  9. Recordar en el último minuto: Si te pones a recordar lo estudiado justo antes del examen, quizás te digas que no recuerdas nada. Esto sucede porque la mente está en tensión. Por ello, mejor confía en ti, lo tienes en la cabeza. Ahora toca concentrarse para que las ideas fluyan.
  10. Pensamientos negativos: Si los nervios y los pensamientos negativos tratan de arrastrarte, ignóralos, puedes controlarlos y seguir adelante.