Siete juegos infalibles para bebés 

En estas líneas exponemos una parte del artículo titulado Siete juegos infalibles para bebés de hasta tres meses, publicado en la revista www.consumer.es.

Para jugar con los bebés más pequeños, los menores de menos de tres meses, la clave pasar por captar la atención de sus sentidos. Por eso, la voz de los padres y el contacto visual y con su piel es fundamental. Una manera de ayudarles consiste en jugar con ellos con juegos simples, que procuren llamar la atención de sus sentidos y estimulen su desarrollo.

A continuación se describen siete actividades para bebés de tres meses, una etapa tan temprana como importante.

  • Canciones: Cantarle al bebé es muy importante porque, además de tranquilizarle, refuerza el vínculo entre padres e hijo. Y mucho más cuando estas canciones van acompañadas de gestos faciales, movimientos del cuerpo y contacto físico (caricias, apretones ligeros de sus manitas, etc.).
  • ¡A bailar!: Este juego para bebés de hasta tres meses está, desde luego, asociado a las canciones. En lugar de que el niño sea solo un oyente o un espectador, se toma en brazos y, con movimientos suaves, se baila con él.
  • «Cucú, ¿Qué es?: Un juego que entretiene mucho a los más pequeños es mostrarles objetos. Cuando estos captan su atención, los siguen con la mirada, de un lado a otro y de arriba abajo. De esta manera, no solo se divierten, sino que además se trabaja y fortalece el cuello y se  estimula el control cefálico. En relación con la vista, lo que más llama la atención de los bebés son los colores intensos, las luces y los contrastes.
  •  La cinta en la nariz: Consiste en que el adulto tome una cinta muy pequeña, suave y de algún color llamativo, preferiblemente rojo, y se la ate en un dedo. Luego, llamará la atención del bebé, colocando la cinta sobre él, y la bajará hasta que el extremo de esta toque su nariz o alguna otra parte de su cuerpo. Este sencillo juego para niños de hasta tres meses desarrollará la capacidad visual y el tacto.
  • Caricias y masajes: Las caricias tanto en la cara como en el resto del cuerpo cuando está desnudo son muy valiosas para estimularlo, y que él sienta cerca a la persona que lo cuida.
  • Texturas para bebés: Muchos objetos de uso cotidiano también esconden una enorme cantidad de texturas que ayudan a que el bebé empiece a conocer el mundo que lo rodea, se le pueden acercar cepillos, algodón, pedazos de celofán.
  • Lecturas para los más pequeños: Leerles cuentos pueden conseguir que se relajen y entretengan.

Fuente: www.consumer.es, 13 Enero 2014

Si te gustan los niños y te gustaría trabajar con ellos, te interesa nuestro curso de Técnico Superior en Educación Infantil. Te preparamos en nuestras escuelas de Almería, Granada y Málaga para obtener el título de Técnico en Educación Infantil por prueba libre.

Contacta con nosotros e infórmate.